© everlark

Venía saltado hacia mí como un niño, como si los años nunca hubiesen tocado sus huesos, como si el tiempo se hubiese detenido en un instante reminiscente, en un instante de inocencia, en un instante de incrédula felicidad.